Articulos para la categoria Operaciones bancarias

Créditos "millonarios"

5 de febrero de 2009 | Categoria: Creditos, Operaciones bancarias

Cada vez son más los ciudadanos con problemas de liquidez que no dudan en solicitar créditos bancarios por encima de los 30.000 euros. Los préstamos "millonarios" pueden alcanzar hasta los 80.000 euros y son productos que cada vez más bancos incluyen entre su listado de ofertas. Estos créditos personales o al consumo sirven para financiar desde la reforma del hogar hasta el pago de una deuda. Tienen un plazo de amortización de entre 5 y 10 años, y aplican intereses de hasta el 12%, entre uno y dos puntos superiores a los de préstamos por importes de menor cuantía.

Los créditos "millonarios" ofrecen algunas particularidades que los diferencian de otros productos crediticios, como la posibilidad de no pagar ningún tipo de interés durante un corto periodo de tiempo (en torno a los seis meses), poder pagar varias cuotas al año (12, 13, 14…), y elegir un tipo fijo o variable, en función de la modalidad seleccionada (cuando el tipo de interés es fijo, se determina en función del plazo solicitado para la devolución del préstamo).

Entre sus desventajas hay que destacar que las exigencias para su contratación son muy duras, y en la mayoría de los casos es necesario presentar las últimas nóminas, así como los resguardos más recientes de la declaración del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas. Además, si el importe del préstamo es superior a 30.000 euros, se debe formalizar ante notario, cuyos gastos ascienden a un 0,3% del importe solicitado. Ello sin contar con las comisiones, que la mayoría de entidades evalúa entre el 1 y el 5 por ciento, especialmente en concepto de apertura.

Un aspecto que debemos tener en cuenta  al contratar uno de estos créditos "millonarios" es su plazo de amortización, que ronda los cinco años. Al ser relativamente corto, hace que la cantidad mensual que haya que abonar sea muy elevada, lo que puede generar un alto grado de endeudamiento al demandante. Por ello, conviene pensarlo bien antes de suscribir uno de estos contratos.

Sigue leyendo »

FacebookTwitterGoogle+Meneamecompartir


En muy pocas ocasiones compensa hacer esta operación debido a los intereses, comisiones e impuestos que hay que abonar.

En estos momentos de crisis en que muchas familias no saben qué hacer para afrontar tantas deudas, entre ellas las hipotecarias, y en una coyuntura laboral cada vez más inestable, no son pocos quienes se plantean solicitar un nuevo préstamo para pagar el primero. Una opción que puede entenderse, en princio, descabellada porque supone entrar en un círculo vicioso de difícil salida, salvo que el titular esté seguro de que contará con ingresos elevados en un periodo posterior con los que podrá hacer frente al pago del segundo crédito.

Lo primero que debe hacer la persona que ha llegado a una situación en la que le cuesta pagar las mensualidades del primer préstamo es analizar la capacidad de endeudamiento que aún tiene. Es importante hacer un estudio claro y exhaustivo de los ingresos que le reporta su trabajo, si está seguro de que éste es fijo o corre el riesgo de perderlo, y reflexionar sobre los bienes con los que cuenta y si estos son o no prescindibles. Por otra parte, ha de calcular los gastos fijos mensuales actuales y los de los próximos meses, como el pago de cuotas de hipoteca o de préstamos personales. Esto le dará una idea de la situación en la que se encuentra, y su nivel de endeudamiento, que los expertos aconsejan limitar al 40%.

Sigue leyendo »



El traspaso implica a una sola entidad y suele ser gratuito, mientras que una transferencia se hace entre varios bancos y se aplica una comisión.

Enviar dinero de una cuenta a otra es una operación que todos los bancos realizan cientos de veces a diario. Pero pasar efectivo entre cuentas es una transacción que no tiene las mismas consecuencias en todos los casos; si bien la operación es la misma -pasar una cantidad determinada de un lugar a otro-, el hecho de hacerse entre cuentas de una misma entidad o entre distintas entidades la convierte en dos operaciones distintas: el traspaso y la transferencia. Mientras el primero es gratuito, bancos y cajas aplican comisiones de la más diversa categoría en las transferencias.

La primera diferencia entre ambas operaciones es que el traspaso, también llamado "transferencia interna", implica únicamente a una entidad bancaria. Es el caso de una persona que tenga varias cuentas en el mismo banco o caja, y decida enviar dinero de una a otra. La operación, además de realizarse entre las cuentas de un mismo titular, se puede hacer también entre distintas cuentas de diferentes titulares, pero dentro de una misma entidad bancaria. Su efecto es automático, ya que el dinero sale y entra en las cuentas de forma instantánea.

Sigue leyendo »